-->

Vuelvan todos ustedes a las sombras

Fue impresionante ver a aquella multitud siendo avalancha imparable, al menos hasta que se estrelló con el muro estadounidense en Tijuana. En todo caso, los periodistas que acompañamos aquel viaje lo hicimos con la convicción de estar atestiguando un gesto histórico, un parte aguas en la forma en que los centroamericanos que huyen atravesaban México, sorteando sus innumerables espantos a punta de convertirse en muchedumbre. Ya no eran sombras asustadas atravesando veredas, subidas en el lomo de un tren, siendo víctimas perfectas, mendicantes, cabizbajas. Eran evento mundial, eran trasmitidos en vivo, eran política urgente, discursos presidenciales, eran, existían, parecían tener pillado por el rabo a su propio futuro.

Seguir leyendo.

Deixe um comentário

Receba nossas notícias pelo Telegram

Seja Companheiro, faça sua doação ao PT de Ribeirão Preto